El FMI acaba de aprobar el desembolso de 257,3 millones de dólares en el marco de un acuerdo de préstamo a Túnez, en el marco de un programa global de 2,9 mil millones de dólares aprobado en mayo de 2016. El Fondo se dice “satisfecho” de la Ley de finanzas 2018.

Alivio en Túnez. El Consejo de Administración del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el 23 de marzo de 2018 el desembolso de 257,3 millones de dólares correspondientes al tercer tramo de un acuerdo de préstamo de 2,9 mil millones de dólares (llamado Servicio ampliado del crédito), concedido a Túnez en mayo de 2016 a cambio de un programa de reformas económicas. El total de los fondos aportados a Túnez en este marco ha alcanzado 919 millones de dólares.

“Revertir las reformas no es una opción “

“Esto quiere decir que el Consejo de Administración se ha pronunciado de manera satisfactoria a la instauración de una serie de decisiones cruciales”, afirma Robert Blotevogel, representante residente del FMI en Túnez. Garantizando que el FMI no quiere la austeridad para Túnez, Gerry Rice, Director del Departamento de comunicación de la institución de Breton Woods, precisó que “las reformas económicas son la clave para alcanzar este objetivo”.

” Y revertir estas reformas no es una opción” se precisa. Desde esta perspectiva, la Ley de finanzas 2018 iniciada por el Gobierno de Youssef Chahed se aspira a reducir el déficit del PIB del 6% en 2017 al 4,9% en 2018, con una previsión de crecimiento del 3% y una serie de subidas fiscales.

La puesta en marcha de una contribución social de solidaridad sobre la renta y el aumento del 1% del IVA, así como el recargo de productos de lujo para rescatar las cajas del Estado y de reducir el déficit comercial que pesa sobre las reservas de divisas. Entre las obras en el futuro para el ejecutivo: el problema de las cajas sociales, la reforma de la administración pública y las subvenciones en materia de energía.

Pasar de dos a cuatro revistas anuales

Observando la vulnerabilidad económica de Túnez, el FMI aprobó, a petición de Túnez, una nueva frecuencia de los desembolsos. Cuatro exámenes anuales, en lugar de dos, permitirán aumentar el número de desembolsos para el mismo importe restante del crédito a pagar.

“La ventaja de este nuevo esquema es que el FMI tendrá la posibilidad de tener el pulso de la economía tunecina en plazos más cortos y enviar señales positivas a la comunidad internacional”, afirma Robert Blotevogel, que precisa que “la prioridad es anclar las expectativas inflacionarias y bajar la tasa de inflación de finales del año, e incluso a comienzos del año, a fin de preservar el poder adquisitivo del ciudadano”.

Este post también está disponible en: Français (Francés) English (Inglés)